Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
Hoy es|sábado, noviembre 17, 2018
Usted esta en Home » Persecución » Expulsaron a pastor de Nicaragua por ayudar con comida y oración

Expulsaron a pastor de Nicaragua por ayudar con comida y oración 

En Nicaragua, el pastor Rudy Palacios es condenado al exilio luego de ayudar a jóvenes que han sido víctimas de las represalias del gobierno actual, por lo cual se dictaminó orden de captura para él, por considerar sus acciones como “Terroristas”.

En compañía de sus dos hijos, el pastor decidió abandonar el país antes de que las amenazas recibidas se hicieran realidad, ya que no sólo iban contra su persona sino que atentaban contra la seguridad de su familia. Tras su “huida”, ha sido catalogado como delincuente, para ello tuvo que renunciar a una vida estable en Nicaragua y una congregación que él lideraba desde hace once años.

Los 1.500 miembros de la iglesia que Palacios pastoreaba, había perdido la paz por los ataques constantes que sufrían por parte de la Policía Nacional; Rudy cuenta que “Las amenazas comenzaron a llegar desde el mes de mayo, cuando decidí apoyar con alimentos y oraciones a jóvenes que sufrían de la represión en mi ciudad. Me hacían llamadas, recibía mensajes en WhatsApp, en Facebook o me enviaban emisarios, hicieron pintas en mi casa con mensajes amenazantes”.

Este pastor tuvo una trayectoria de 23 años desempeñando su rol, se capacitó en un instituto teológico para liderizar a la Iglesia Bautista por 10 años, luego fundó iglesia La Roca que tiene 8 sede en toda la costa del país. Su última vez al frente de su congregación fue en Junio donde la mitad de los asistentes no estaban por el caos que se vivía en ese momento en la ciudad.

Palacios ahora enfrenta una acusación de terrorismo hecha por las autoridades, tiene orden de captura lo que le limita el volver a Nicaragua, “jamás me imaginé ser un perseguido y menos que me catalogaran como criminal. Sin embargo, tengo mi conciencia tranquila, no he robado, no he matado, sólo he dicho la verdad y la seguiré diciendo” dice.

En la actualidad, la iglesia La Roca tiene menos de 600 congregantes, tres de ellos están muertos, otros en la cárcel y los demás huyen para poder congregarse en un lugar más pequeño.

Add a Comment